Algunos datos del pulpo a la gallega

 

 

El pulpo a feira -o pulpo a la gallega– es uno de los platos típicos de la Comunidad norteña que se pueden degustar todo el año en toda España e incluso en el extranjero. Tan solo se necesita el mejor género, habitual encontrarlo en la zona de la que es originaria la receta.

A la hora de consumir el pulpo, esta receta continúa siendo en la actualidad la preferida por los comensales. Cocido, troceado en rodajas y aliñado con aceite de oliva, sal y pimentón, el pulpo a a la gallega es un icono de la gastronomía gallega, pero también de la cocina española.

 

Preparación de Pulpo a la Gallega

 

Ingredientes para preparar pulpo a la gallega:

  • pulpo
  • pimentón
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal gorda

 

 

 

Cómo preparar pulpo a la gallega:
  1. Para cocinarlo hay que poner agua a hervir con abundante sal. Una vez comience a hervir el agua, introducir el pulpo, y sacarlo tres veces. Lo que popularmente se conoce como ‘asustar‘ el pulpo, y dejarlo definitivamente dentro. Es conveniente que el agua que se vaya a utilizar para la cocción se deje reposar con anterioridad para que el cloro se evapore.
  2. Tiene que permanecer 20 minutos hirviendo y otros 20 minutos reposando en el agua. El agua tiene que cubrir el pulpo por completo. No se recomienda cocerlo en olla exprés. Para cerciorarse de que está cocido, algunos cocineros lo pinchan y comprueban su textura.
  3. Cortarlo una vez sacado del agua, siempre con tijera, en trozos de 1 centímetro de grosor, aproximadamente.
  4. A continuación, salpimentarlo. Es muy importante seguir este orden: echar la sal gorda, después el pimentón y, por último, el aceite de oliva virgen extra.
  5. Se emplata y se lleva a la mesa. Aunque en Galicia se dice que debe servirse en tabla de madera y que se debe comer con palillos, pues si no, no sabe igual. En cualquier caso, se recomienda comerlo recién sacado del agua. Muchos expertos aconsejan que, si se compra fresco, permanezca en el congelador entre uno y tres meses con el objetivo de que se rompan las fibras.
Si te gustó, ¡compártelo!